All Posts By

diana.rams95@gmail.com

Conoce la carencia que más mexicanos padecen

By | Pobreza

El trabajo es una actividad que nos ayuda a percibir nuestra dignidad y nos acarrea muchos beneficios, uno de ellos es el salario que nos permite solventar nuestras necesidades y las de nuestras familias; pero por lado también nos hace participar de los sistemas de seguridad social. 

La seguridad social es definida por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) como “la protección que la sociedad proporciona a sus miembros, mediante una serie de medidas públicas, contra las privaciones económicas y sociales que, de no ser así, ocasionarían la desaparición o una fuerte reducción de los ingresos por causa de enfermedad, maternidad, accidente de trabajo, o enfermedad laboral, desempleo, invalidez, vejez y muerte; y también la protección en forma de asistencia médica y de ayuda a las familias con hijos e hijas”.

El derecho a la seguridad social lo encontramos ubicado en el artículo 123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (CPEUM) dedicado al trabajo. De los beneficios de la seguridad social no sólo se aprovecha el trabajador afiliado al instituto correspondiente sino de manera indirecta también lo hacen sus parientes por ejemplo a través de las pensiones por viudez u orfandad.

Las instituciones de esta naturaleza como lo son el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) o el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) entre otros se construyen en gran medida con las cuotas obrero-patronales, es decir las que aportan tanto los trabajadores (afiliados) como sus empleadores. Su otra vía de financiamiento es la que otorga el gobierno por lo que se mantienen de forma tripartita.

Por lo anterior tiene sentido que se argumente que ésta protección la brinde la sociedad y que emane del trabajo aún cuando no todos beneficiarios sean población trabajadora, se constituye con el esfuerzo de todos. 

Y ¿esto a viene a cuenta en nuestro sitio? Pues bien, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), la institución que se encarga de realizar la medición de la pobreza ha tomado en cuenta a la falta de seguridad social como una de las seis carencias sociales (rezago educativo, por acceso a los servicios de salud, por acceso a la seguridad social, por calidad y espacios de vivienda, por acceso a los servicios básico en la vivienda, por acceso a la alimentación) que registran en sus mediciones.

Según los Lineamientos y criterios generales para la definición, identificación y medición de la pobreza del 2010 utilizados por el Coneval, incluso en las mediciones del 2016,  quienes padecen esta carencia social son aquellos que no entran entran en los siguientes supuestos:

“En cuanto a la población económicamente activa, asalariada, se considera que no tiene carencia en esta dimensión si disfruta, por parte de su trabajo, de las prestaciones establecidas en el artículo 2o. de la LSS* (o sus equivalentes en las legislaciones aplicables al apartado B del Artículo 123).

Dado el carácter voluntario de la inscripción al sistema por parte de ciertas categorías ocupacionales, en el caso de la población trabajadora no asalariada o independiente se considera que tiene acceso a la seguridad social cuando dispone de servicios médicos como prestación laboral o por contratación voluntaria al régimen obligatorio del IMSS y, además, cuenta con SAR o Afore. 

Para la población en general, se considera que tiene acceso cuando goce de alguna jubilación o pensión, o sea familiar de una persona dentro o fuera del hogar con acceso a la seguridad social. 

En el caso de la población en edad de jubilación (sesenta y cinco años o más), se considera que tiene acceso a la seguridad social si es beneficiario de algún programa social de pensiones para adultos mayores”. 

Es importante subrayar que para el Consejo el ser beneficiario de algún programa social de pensión para adultos mayores puede significar contar con seguridad social aunque no esté afiliado a algún instituto de seguridad social. Por otro lado se debe tener en cuenta que los criterios fueron actualizados en 2018 y se utilizarían en nuevos ejercicios estadísticos.

En México el nivel de esta carencia social en la medición del 2016, resultó ser del 55.8% de la población, es decir más de 68 millones 400 mil personas no cuentan con seguridad social. 

De hecho de las seis carencias sociales que mide el Coneval, la carencia por acceso a la seguridad social es por mucho la más elevada. 

Encuentro con México realiza sus actividades de solidaridad ahora mismo en un municipio del estado de Guerrero, por lo tanto queremos dar conocer la situación en dicho estado. 

Respecto de esta carencia en Guerrero la padece el 73.9% de los habitantes es decir 2 millones 657 mil 500 personas de conformidad con la medición 2016. 

El comportamiento de esta carencia en el estado es interesante ya que durante tres períodos de medición es decir 2010, 2012 y 2014 se mantuvo en los niveles del 78% y sólo para el año 2016 se observó un descenso importante al 73.9% antes señalado.

Finalmente en el municipio de Cochoapa el Grande, donde colabora Encuentro con México, uno de los municipios que registra mayor pobreza extrema en nuestro país, la carencia por acceso a la seguridad social corresponde al 89.1% de la población con respecto de la más reciente medición del  2015 hecha por el Consejo que realiza sus mediciones a nivel nacional y estatal cada 2 años y que a nivel municipal desagrega sus cifras cada 5. 

Respecto de 2010 esta carencia se redujo en 4.1% ya que en ese año se reportó un 93.2%. Sin embargo aún con el dato más actual se muestra que sólo el 10.9% de la población de Cochoapa el Grande cuenta con seguridad social.

 

*Ley del Seguro Social.

Aprender es experiencia

By | Pobreza

“Maestro ¿dónde vives?… Venid y lo veréis”. 

Este diminuto diálogo entre los futuros apóstoles y Jesús nos recuerda que la vida y la fe son experiencia, no teoría. Que hemos gastado ríos de tinta (o miles de teras) en entender qué hace pobres a los pobres pero difícilmente nos acercamos a ellos para conocerlos y olvidamos que el mismo Dios se hizo uno con ellos.

En esta ocasión nos dimos a la tarea de conocer los que los voluntarios consideran que han aprendido tras su experiencia en Encuentro con México (EM) al unirse con personas de comunidades que no conocían. 

“Yo no sabía lo que en realidad era pobreza” fue lo primero que respondió a esta cuestión nuestro voluntario estratégico Iván Somera.

El voluntario a través de su experiencia comprendió una realidad que para muchos no es más que un concepto o una idea porque todavía no han visto a los ojos a las personas que viven con necesidad.

Por eso es que nos compartió que después de ir a Cochoapa el Grande en Guerrero se dio cuenta que muchos lugares de México en verdad están muy descuidados. 

Somera aprendió también “a valorar un poco más las cosas porque en verdad ellos no tienen nada y tú vas y ellos te dan todo lo que no tienen”.

Señaló además que en particular un niño les enseñó a los voluntarios a usar bien la herramienta porque ellos no sabían utilizarla y este en tres golpes clavaba lo que necesitaban. 

Por su parte María Guadalupe Martínez Elhore, quien ha participado en múltiples acciones que van desde la construcción a las ecotecnias pasando por la atención a emergencias, ha colaborado también en diferentes estados como Guerrero o Puebla, comentó con nosotros lo que ha aprendido con estas experiencias.

“Encuentro con México me ha dejado mucho, me ha dejado el salirme de mi zona de confort”, señaló Martínez Elhore.

Indicó que le ha permitido encontrarse con otra parte del México que en la ciudad se desconoce pero es muy real y está justo aquí en nuestro país.

“Me ha enseñado de que a pesar de que vivimos en ambientes muy distintos,  al final todos somos humanos y todos tenemos sueños así como ganas de salir adelante”, indicó nuestra voluntaria estratégica. 

Encuentro con México “es una experiencia que la viviría una y otra vez… ojalá que todo mundo la pueda vivir en algún momento” concluyó María Guadalupe Martínez. 

EM es el catalizador para unir a mexicanos con otros mexicanos pero la riqueza y el aprendizaje provienen de la cercanía de los corazones. +

 

Que tu alimento sirva a todos!!!

By | Pobreza

En nuestro país viven 53.4 millones de personas en condición de pobreza de los cuales 9.4 millones padecen pobreza extrema, lo que significa que si gastaran todo lo que ganan en comida no les alcanzaría para tener una nutrición adecuada y además debe afrontar por lo menos 3 de las llamadas carencias sociales (rezago educativo, acceso a servicios de salud, acceso a la seguridad social, calidad y espacios de la vivienda, servicios básicos en la vivienda y acceso a la alimentación).

México cuenta con un modelo que establece un escala de pobreza multidimensional es decir que reporta ingresos y también las carencias sociales. En diferentes entregas hemos analizado las diferentes carencias sociales que mide el Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social (Coneval) y ahora toca el turno a la referente al acceso a la alimentación.

Para iniciar es importante conocer qué significa la palabra alimentación. Según la Real Academia Española (RAE) es la acción y efecto de alimentar; conjunto de las cosas que se toman por alimento así como actividad industrial o comercial de productos alimenticios. Solo la última no nos sería útil en este contexto. 

Podría parecer que esta carencia social sería idéntica a no tener los recursos suficientes para cubrir la canasta básica alimentaria pero es una cuestión diferente. 

Según los Lineamientos y criterios para la definición, identificación y medición de la pobreza publicados el 16 de junio de 2010 en el Diario Oficial de la Federación (DOF) la carencia social relativa al acceso a la alimentación se refiere a “población en hogares con un grado de inseguridad alimentaria moderado o severo.”

La seguridad alimentaria la define el documento como “el acceso en todo momento a comida suficiente para llevar una vida activa y sana, lo cual está asociado a los conceptos de estabilidad,  suficiencia y variedad de los alimentos”, sin embargo no se explicitan las características de cada uno de los diferentes grados de inseguridad alimentaria. 

No obstante lo anterior en la página electrónica del Coneval hallamos información sobre el particular. 

“El indicador se construye a partir de la Escala Mexicana de Seguridad Alimentaria (EMSA) y toma en consideración los siguientes elementos: En los hogares donde sólo residen adultos, se valora si en los últimos tres meses por falta de dinero o recursos algún integrante del hogar:

  • Tuvo una alimentación basada en muy poca variedad de alimentos.
  • Dejó de desayunar, comer o cenar.
  • Comió menos de lo que piensa debía comer.
  • Se quedó sin comida.
  • Sintió hambre pero no comió.
  • Comió una vez al día o dejó de comer todo un día

En hogares donde viven menores de dieciocho años se considera una lista de otras seis preguntas similares a las descritas anteriormente, las cuales se aplican a este grupo de población.

Grado de inseguridad alimentaria

  • Seguridad alimentaria: los hogares constituidos sólo por adultos y los hogares con menores de edad que no responden de manera afirmativa a ninguna de las preguntas de la escala.
  • Leve: los hogares conformados sólo por mayores de dieciocho años que contestan afirmativamente de una a dos de las seis preguntas de la escala. En el caso de los hogares con menores de edad, se consideran a aquellos que contestan afirmativamente de una a tres de las doce preguntas de la escala.
  • Moderado: los hogares sólo con adultos que responden afirmativamente de tres a cuatro preguntas de la escala. Para los hogares con menores de dieciocho años, se consideran aquellos que contestan afirmativamente de cuatro a siete preguntas de la escala.
  • Severo: los hogares sólo con adultos que contestan afirmativamente de cinco a seis preguntas; los hogares con menores de edad que responden de ocho a doce preguntas de la escala.

Las personas no presentan carencia en el acceso a la alimentación si los hogares en los que residen tienen seguridad alimentaria o un grado de inseguridad alimentaria leve.”

Podríamos entender que los ingresos por debajo de la línea de bienestar mínimo que implica no alcanzar una nutrición adecuada se distingue de la carencia por acceso a la alimentación en tanto que la primera se trata de poder comprar los alimentos en tanto que la carencia social descrita se refiere propiamente a la disposición de los alimentos y de la percepción de contar con ellos o no, de ahí la importancia del cuestionario propuesto.

¿Cómo vamos en nuestro país?

Con las cifras disponibles actualmente (la cifra más reciente es de 2016) el porcentaje de personas a nivel nacional con esta carencia es de 20.1, es decir 24.6 millones de personas. 

Respecto del año 2008 en el que empezaron las mediciones por el Coneval, el indicador ha bajado pero sólo porcentualmente ya que en ese entonces el 21.7% de la población sufría esa carencia lo que se traduce en 24.3 millones de mexicanos. Según los datos publicados incluso habría un aumento numérico de 300 mil personas al último registro.

Guerrero

Encuentro con México despliega sus actividades en el municipio de Cochoapa el Grande  por ser uno de que padece mayor pobreza extrema en todo el país. Dicho municipio se encuentra en el estado de Guerrero por lo que analizamos el contexto estatal respecto de esta carencia social.

En el año 2010 se registró en el estado que el 42.7% de la población sufría esta carencia afectando a 1,471,500 personas. Para el año 2016 este porcentaje se redujo significativamente pasando a 27.8% equivalente a 1,000,300 habitantes guerrerenses. 

Cochoapa el Grande

Ahora bien ¿cuál es el nivel que maneja este municipio en esta carencia ? Para responder a esta pregunta no sobra recordar que sobre el nivel municipal, el Conval desagrega datos cada 5 años, por lo que se cuenta con cifras correspondientes a los años 2010 y 2015.

Así en el primer ejercicio estadístico el porcentaje de vecinos de Cochoapa el Grande que soportaba esta carencia fue de 93.3%. Pese a lo anterior para el año 2015 el registro descendió hasta un 45.7 de la población. 

Hasta aquí los datos duros ahora permite el atrevimiento de felicitarte si nunca te ha mordido el hambre y si tienes esa gracia aprovéchala!, en ocasiones por disfrutar sólo la comida que nos gusta o para tener un físico que cumpla con cierto cánones (irreales, inhumanos) la desdeñamos y enfermamos. 

Te invito a que te sientas muy feliz de poder tener una comida balanceada, de  recibir “el pan de cada día”, así que llena tu mente y tu espíritu para que puedas pensar con lucidez cómo hacer para alimentar a quien debe irse dormir con hambre a una cama de tablas y que esa comidita que consumas nos sirva a todos!!! Ánimo.

Comunidad de San Pedro, Cochoapa el Grande, Guerrero. Diciembre de 2019. Foto: Diego Gómez

No es lo mismo que te cuenten a estar ahí…

By | Comunidad

¿Te imaginas que navegando en internet encuentres algo que cambie tu vida, tu forma de ver las cosas y hasta el lugar donde vives? Pues algo así le ocurrió a Liliana Huerta, una licenciada en Ciencias Ambientales de 26 años de edad, una de nuestras voluntarias de inmersión. 

Ella es originaria del estado de Guerrero, específicamente de Acapulco, quien un día navegando en la web descubrió la labor solidaria de Encuentro con México en las comunidades del municipio de Cochoapa El Grande ubicado en su propio estado natal. 

Liliana Huerta comentó en entrevista que no tenía idea de lo que era “Encuentro” o su organización, pero conoció una convocatoria a las brigadas y guiada por Paola Peralta se inscribió. 

Expectativa

“Bueno, ¿qué pierdo por ir una semana a experimentar ciertos lugares? y luego yo soy de Acapulco no conozco mi estado pues es mi oportunidad de conocerlo”, pensó Liliana tras saber los pormenores de las actividades que se desarrollaron en el mes de enero. 

Lo anterior refleja la expectativa que tenía antes partir hacia aquello que aún no vivía, sin embargo su diagnóstico acertó en algo, ciertamente no perdió nada sino que ganó mucho.

Huerta reconoció que aunque había visitado otras comunidades en Guerrero, las ubicadas en la región de La Montaña representan situaciones muy diferentes. 

Realidad 

“No es lo mismo que te cuenten a estar ahí, estando en la comunidad te encuentras con muchos problemas, te encuentras con muchas necesidades que dices ¿si puedo, por que no ayudar?”, afirmó nuestra voluntaria

Acudió con Encuentro a las comunidades del municipio de Cochoapa El Grande en La Montaña de Guerrero compartiendo sobre todo las tardes con los niños. Así deseó ser voluntaria de inmersión por lo que ahora ya lleva 3 meses en la comunidad de Itia Thio. 

Actualmente desarrolla un proyecto educativo en el que apoya al profesor del lugar, el cual debe atender a todos los niños de 1o a 6o de primaria en el mismo salón de clases. 

Liliana normalmente ayuda al docente con las pequeñitas de 5o y 6o con materias como Historia, Geografía, Ciencias Naturales y Formación Cívica y Ética.”Yo voy reforzando ese conocimiento con estas materias”, señaló.

“En ausencia del maestro yo soy encargada de atender a todos los niños de todos los grados”, agregó.

Por otro lado tiene por objetivo, al fin licenciada en Ciencias Ambientales, inculcarles a los niños que no tiren basura en el aula y que respeten sus áreas de trabajo y de recreación. Ahora mismo la comunidad escolar ya hace aseo general al terminar sus actividades y hay un rol para llevarlo a cabo. 

¿Qué piensa ahora? Experiencia 

Como quedó asentado Liliana ya conocía otras comunidades guerrerenses pero apuntó que “ahora vives en el contexto de La Montaña y es totalmente diferente a otras regiones que he visitado o he estado ahí en ese tiempo… te hace cambiar la perspectiva que tienes a tener otro concepto”.

Liliana nos comentó la forma en que como voluntario de a poco “te vas involucrando… cuando ya te atrapó” y en ese momento surge la cuestión “¿ahora que hago?”

Y su respuesta ha sido “pues ayudar ¿no? Y es cuando empiezas a disfrutar lo que haces. En mi persona estoy disfrutando mucho estando ahí, los niños son maravillosos, las nanas super lindas, me cuesta trabajo con los señores pero  ahí vamos”.

Retrospectiva

Estar con Encuentro con México me ha hecho reflexionar tanto en mi persona como en mi entorno, a valorar muchas cosas, tanto a mi familia como a los demás; me he dado cuenta que a veces nos preocupamos por cosas insignificantes y a veces decimos que nos preocupamos o hacemos cosas que no debemos pero ¿por qué no ayudar al prójimo? Si nos hace sentir muy bien emocional y espiritualmente, concluyó.

Hogar ducel hogar!!!

By | Pobreza

“Hogar dulce hogar” es una frase que nos evoca a un ambiente seguro, tranquilo (por lo general) pero que también nos recuerda el sitio donde tras un pesado día podemos refrescarnos, asearnos y quizás disponer un tiempo para tomar un café. 

Pero debemos reconocer que hay muchos mexicanos que después de un arduo día de trabajo deben seguir luchando en su propia casa para hacerse del agua que deben almacenar en tambos; prender un fogón para calentar sus alimentos o utilizar una letrina en el exterior de su vivienda.

En nuestra serie de textos hemos analizado diferentes carencias sociales que toma en cuenta el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) en sus mediciones de pobreza multidimensional. 

Se estudian 6 carencias diferentes (rezago educativo, acceso a servicios de salud, acceso a la seguridad social, calidad y espacios de la vivienda, servicios básicos en la vivienda y acceso a la alimentación) y en esta ocasión corresponde tratar la referente al acceso a los servicios básicos en la vivienda.

“Si bien disponer de una vivienda construida con materiales sólidos y que protejan adecuadamente a sus habitantes es un elemento indispensable, la disposición de servicios básicos como el agua en la vivienda y la luz eléctrica tiene un fuerte impacto en las condiciones sanitarias y las actividades que los integrantes del hogar pueden desarrollar dentro y fuera de ella”, se lee en los Lineamientos y criterios generales para la definición, identificación medición de la pobreza de junio de 2010 publicados en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

Para que se considere que existe esta tipo de carencia social al tenor de los lineamientos del 2010 y que han sido utilizados en las mediciones que hacer referencias, debe existir al menos una de las siguientes condiciones:

“a) El agua se obtiene de un pozo, río, lago, arroyo, pipa, o bien, el agua entubada la obtienen por acarreo de otra vivienda, o de la llave pública o hidrante.

  1. b) No disponen de drenaje, o el desagüe tiene conexión a una tubería que va a dar a un río, lago, mar, barranca o grieta.
  2. c) No disponen de energía eléctrica”.

¿Qué niveles de esta carencia social hay en el país?

A nivel nacional el 19.3% de la población padece esta carencia social en la medición relativa al año 2016. Dicho porcentaje se traduce en 23.7 millones de personas.

Si bien no es la carencia numéricamente más elevada sí es la tercera más alta entre las seis carencias sociales que se analizan y además está sólo un poco abajo de una fundamental, el acceso a la alimentación.

El comportamiento de esta carencia revela que difícilmente desciende ya que desde que se realiza este registro estadístico es decir desde 2008, en los dos primeras mediciones permaneció igual tanto en 2008 como en 2010, llegando a 22.9% y pese a que después registró un descenso hacia 2012, en 2014 mantuvo los mismos niveles de 21.2%. 

La próxima medición está a punto de ser publicada (2020) ya que los resultados a nivel nacional y estatal deben hacerse públicos cada dos años por lo que deberían de revelarse los estudios relativos a 2018.

Guerrero

Encuentro con México es una asociación que actualmente trabaja en favor del desarrollo integral e incluso espiritual de la población de las comunidades que integran el municipio de Cochoapa el Grande ubicado en la zona de la Montaña en el Estado de Guerrero y es por eso que analizamos la realidad del estado respecto de las diferentes carencias señaladas por el Coneval.

Si bien es posible observar que a nivel nacional la carencia social de acceso a servicios básicos en la vivienda tiene periodos de estancamiento, baja y estancamiento, el comportamiento a nivel estatal es muy irregular pero la constante es que no baja del 50% de la población.

En 2010, el registro en el estado fue de 56.6% pero en 2012 tuvo un incremento considerable para llegar a 59%.

Para 2014 se verificó una ligera baja que cerró en 58% sin embargo en 2016 se registró un descenso muy importante para cerrar en 50.2%. Por cuarta vez consecutiva por arriba de la mitad del total de habitantes, porcentaje que equivale a 1,804,700 personas.

Cochoapa el Grande

Por lo que hace al municipio, uno de los de más extendida pobreza extrema en todo México hacia 2010 el porcentaje de la población con esta carencia alcanzó un registro de 96.8% y aunque para el siguiente ejercicio estadístico (2015) marcó una reducción el porcentaje se mantuvo muy alto con el 80.5%.

El Coneval debe ofrecer datos a nivel municipal cada 5 años por lo que el próximo año se esperan nuevos registros sobre los 3 diferentes niveles de gobierno, federal, estatal y municipal.

Es importante subrayar que carecer de agua corriente, drenaje así como de energía eléctrica más allá de ser ser una desventaja o una incomodidad genera grandes riesgos a la salud ya que se dificulta contar con agua potable, lavar y refrigerar los alimentos así como dar la debida disposición a los desechos corporales o limpiar debidamente los espacios de trabajo y las viviendas. 

Ojalá esta breve texto te motive a tener presente que muchas veces lo que damos por sentado es muy valioso y otros quizás ni en sueños tendrían, ojalá lo aquí escrito te mueva a decir gracias Señor!… ¿qué puedo hacer por los demás?

 

El amor no tiene cura pero es lo único que cura

By | Comunidad

Foto: Itziar Vázquez

“El amor no tiene cura pero es la única medicina para todos los males”, decía Konrad Adenauer, político alemán, quien junto a su contraparte francés Robert Schuman lograron sentar las bases de la actual Unión Europea y colaborar así a que la Europa de la posguerra se levantara sostenida de los valores comunes que comparten los diferentes países del continente. 

Pues así como un continente devastado puede encontrar una ayuda útil a su realidad en los valores, que bien son una expresión del amor, también un municipio en México, incluso en extrema pobreza, puede apoyarse para mejorar, en la vivencia de éstos. 

Con la noción de la importancia de los valores, la voluntaria de inmersión de Encuentro con México (EM), María de los Ángeles Hermenegildo Flores comentó la serie de valores que ella y sus compañeros buscaron transmitir en su año de estancia en la comunidad de Itia Thio en Cochoapa el Grande, Guerrero, el cual cuenta con altos índices de pobreza extrema.

Vivencia 

María de los Ángeles señaló que uno de los valores a trabajar fue el de la solidaridad aunque reconoció que los voluntarios sólo brindaron los medios para que se profundizara “porque ellos ya lo traen arraigado” y lo ejemplificó con la ayuda que brindó la comunidad en la construcción de la casa del voluntario y de otras dos para habitantes de la comunidad. 

Sin embargo un punto en el que debieron insistir es en el que si en ese momento a algunos no les correspondía ser ayudados comprendieran que después podían ser ellos los beneficiarios. 

Otro de los valores que priorizaron fue el respeto; entre los niños, entre hombres y mujeres o “en el matrimonio incluso.” Indicó también que hubo un momento en el que la gente les solicitó a los voluntarios que no les tomaran fotos, lo que comprendieron y asumieron con el respeto que debían a sus anfitriones.

“El tema de confianza también era mucho lo que tratábamos de promover” señaló María de los Ángeles pero no sólo entre los adultos sino propiciando que los padres de familia la infundieran en sus hijos. 

Honestidad. La vivencia de este valor ha sido muy particular porque ha sido completamente recíproca, de los voluntarios a la comunidad y viceversa, explicó la voluntaria.

Como explicamos en la primera entrega de la entrevista dada por María de los Ángeles Hermenegildo, por los sacrificios que implican alimentar a los voluntarios es un criterio consumir la comida que les ofrece la comunidad sin embargo si había alguna enfermedad, honestamente le pedían a la señora que les daba de comer una cantidad menor. 

El perdón fue otro valor que buscaron trabajar en la comunidad, la voluntaria de inmersión compartió que en una ocasión tras una mala pasada ocasionada por los chicos no jugaron con ellos hasta que fueran honestos y al tiempo los pequeños acudieron a pedir disculpas y ellos también les explicaron y se disculparon si su actitud fue demasiado fuerte.

Beneficios

“Ya al final tuve sentimientos encontrados porque de repente me cuestionaba  si llevarles las cosas que nosotros creíamos que ellos necesitaban era lo ideal o si necesitábamos todavía terminar de conocer y comenzar por cosas básicas”, comentó María de los Ángeles Hermenegildo. No obstante lo anterior comentó algunos de los cambios positivos que pudo observar en la comunidad que se concretaron con el apoyo de los jóvenes de Encuentro con México.

Nuestra voluntaria señaló que algunos de esos cambios refieren a que los habitantes de Itia Thio comenzaron a valorar su trabajo y también a realizar las tareas de las sesiones del taller de “Crianza con ternura.”

Sobre el tema del respeto indicó que fue muy importante que junto con los niños implementaron dar un peso por cada mala palabra dicha y así otros niños exigen a quien diga alguna entregar ese peso. La cantidad que se recaude servirá para comprar cosas para los mismos niños. 

Por otro lado el tema de la educación está permeando considerablemente en Itia Thio. María de los Ángeles Hermenegildo señaló que uno de los “tatas” (jefes de familia) está muy involucrado con la educación de su hija. Por mediación de EM una joven de la comunidad se inscribió en el internado “Villa de las niñas”, institución que brinda educación básica y bachillerato, y el padre de la pequeña está dispuesto a que concluya ahí su carrera técnica.

También se han observado cambios favorables respecto de la participación de las mujeres. La voluntaria señaló que tanto a ella como a otra de sus compañeras les era fácil estar con las mujeres pero ante la comunidad reunida la participación de ellas era muy escasa. No obstante el avance está en su presencia en las reuniones aunque aún hablen poco.

Fe

María de los Ángeles indicó que “estar ahí nos permitía que fuera más constante una catequesis”. Mencionó que si bien brindar amplias explicaciones sobre los temas de fe es difícil por la cuestión de la lengua, sí ha sido posible que miembros de la comunidad hayan aprendido a rezar el rosario y comentó con mucho gusto que las niñas hacían collares para la Virgen.

La voluntaria de EM notó justo gracias a estas actividades de devoción los ciclos de migración de la comunidad ya que en ocasiones participaba mucha gente y luego casi nadie asistía.

El fenómeno consiste en que mientras la mayoría de los pobladores salían de la comunidad a trabajar unos pocos permanecían en ella para después cambiar, por lo que en ciertas épocas “el pueblo se queda muy vacío.”

Éstas son algunas de las innumerables experiencias que vivió María de los Ángeles Hermenegildo, durante su voluntariado de inmersión en Itia Thio en el municipio de Cochoapa el Grande en Guerrero y que sirvió para descubriera su vocación profunda el desarrollo comunitario. 

“Me llena ensuciarme las manos, sembrar los rábanos con ellos y también hablarles de finanzas porque también para algo estudié mi carrera ¿no?” afirmó nuestra voluntaria.

El hombre es de agua, no de maíz

By | Comunidad

Foto: Diego Gómez

¿Sabías que los seres humanos estamos constituidos entre un 70 y un 80 por ciento por agua? ¿Te parece un argumento poderoso para cuidarla?

Todos intuimos que la importancia de este líquido para nuestra vida especialmente recordamos cuánto la necesitamos cuando carecemos de ella. 

La realidad es que el agua “es una necesidad básica para que nosotros podamos existir”, afirmó Teresa García Aguilar, maestra en Bioquímica, quien compartió con nosotros importantes datos referentes al vital líquido y a su cuidado.

García Aguilar indicó que la proporción de agua que nos constituye varía dependiendo si nos encontramos en la infancia, la juventud, la edad adulta o la vejez oscila, como lo habíamos adelantado, entre el 70 al 80%. Pero más aún, todas las demás especies también necesitan ciertas proporciones de agua para poder vivir.

Por otro lado nos es útil en el tema de la salud, por ejemplo para evitar contagios o para impedir que algunas infecciones devengan en una plaga.

¿Agua para siempre?

La maestra Teresa García enfatizó que a pesar de que el agua cumple un ciclo, el agua de hecho no es un recurso renovable y señaló que por de manera general “los recursos naturales no son renovables”. 

Indicó que el cuidado del agua es básico dada nuestra conformación, para ampliar nuestro rango de esperanza de vida para lo cual buscamos evitar las enfermedades.

Cabe mencionar que siempre es primordial maximizar su uso pero nos dice el sentido común que esto es más apremiante cuando escasea como ocurre en el municipio de Cochoapa el Grande en Guerrero, donde Encuentro con México (EM) colabora con sus pobladores a través de sus voluntarios.

Teresa García comentó que para consumir el agua es necesario que llegue a las poblaciones, su potabilización, así como su almacenaje, para lo cual se requiere una cierta infraestructura de la que carecen las comunidades que en su mayoría conforman al municipio. Por esta razón el cuidado de este recurso reviste una importancia muy alta. 

La maestra en bioquímica no omitió subrayar la responsabilidad de la autoridad municipal de proveer de agua a sus habitantes a pesar de las difíciles condiciones por ser un servicio público y un derecho del ciudadano (derecho humano).

Alta calidad

Debemos ser conscientes de que los estándares de calidad del agua para consumo humano son altos; no es pintoresco ni folclórico que los habitantes de las comunidades marginadas tomen agua de un río sin el mínimo proceso de potabilización, todos los seres humanos tenemos la misma dignidad sin importar el lugar donde se viva.

García señaló que si se consume agua del hábitat sólo es adecuada para consumo humano la que se toma directamente de un manantial porque ha sido filtrada por el subsuelo liberándola de nitrógeno o de fosfatos pero si se consume del caudal de un río existe el riesgo de éste a lo largo de su recorrido se haya contaminado el agua. 

Por supuesto que existen algunas opciones para reducir el peligro de contaminación por el consumo de este tipo de agua por ejemplo aplicando yodo o cloro pero aún así es posible que organismos patógenos resistan a este rudimentario tratamiento.

Todos los voluntarios de EM pueden atestiguar el alto consumo de refrescos en las comunidades del municipio, evidentemente la falta de agua potable es un elemento para esta situación. Y es sabido que la elevada ingesta de azúcares favorece padecimientos como la diabetes. 

Algunas acciones que se pueden realizar para ahorrar agua es reutilizarla por ejemplo para el excusado o el uso de aguas grises para el aseo de pisos, entre otros. Sin embargo las acciones con este fin son distintas dependiendo del sitio donde se aplicarían. 

Por lo tanto cada vez que tomes un vaso de agua fría piensa cuán afortunado eres de disponer de este líquido. Ojalá que esta información nos llevara a todos a aprovecharla mejor, a no desperdiciarla y a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para que a nadie le falte.

 

Dan sin esperar nada a cambio…

By | Comunidad
Fotografía: Diego Gómez

 

Una joven que ha culminado la licenciatura lleva a cuestas 18 años de asistir a clases y aprobar cientos de materias de diferentes áreas. Pero el verdadero aprendizaje comienza en la vida real, en el contacto con los otros, en la resolución de problemas y la creación de vínculos duraderos.

Esto es lo que comprobó nuestra voluntaria de inmersión María de los Ángeles Hermenegildo, quien habiendo estudiado Finanzas y Banca tuvo muchos aprendizajes durante su año de estancia en Cochoapa el Grande, uno de los municipios con mayor pobreza en el país. Ángeles compartió con nosotros la experiencia que obtuvo y los sentimientos que generó en ella este periodo.

Aprendizajes

“Así vive el resto de mexicanos que no tienen la fortuna de vivir en donde tú estás”, señaló Hermenegildo Flores. como su primer aprendizaje tras contrastar su entorno con el de Cochoapa el Grande en Guerrero. Nuestra entrevistada señaló que en la escuela le enseñaron los niveles de pobreza pero de una forma muy teórica (nada mejor que la realidad para entenderla).

No obstante, aprendió que las personas de la comunidad de Itia Thio (comunidad perteneciente al citado municipio), poseen lazos familiares muy fuertes, de los que participa también la misma comunidad.

Dijo que reconoció nuevas forma de expresar el amor, ya que la barrera del idioma no importó, aunque la mayoría de los miembros de la comunidad hablan sólo mixteco y los voluntarios únicamente español. Destacó lo valioso que es que no dejen de utilizar su lengua, porque lo importante es: qué necesitan los habitantes de la comunidad y no lo que los agentes externos quieran ofrecerles.

Observó cómo los pobladores “dan sin esperar nada a cambio”; además, asimiló algunos aspectos de sus tradiciones y captó la manera en que están abiertos a aprender. 

Por otro lado señaló que también es cierto que la comunidad tiene otros problemas sociales más allá de la pobreza por ejemplo el alcoholismo o la violencia en la familia.

Así los voluntarios implementaron el taller “Crianza con ternura”, porque notaron que esos problemas parten en gran medida de la relación padres e hijos, pues aunque el amor filial existe, porque se nota en los sacrificios de los padres por sus familias, hay carencia de cierto tipo de expresiones como las caricias (aunque hallen otras formas de manifestación) o excesos en las reprimendas.

Nuestra voluntaria de inmersión notó cómo es que mujeres solas deben hacerse cargo del hogar ya que cuando sus esposos migran a trabajar a Estados Unidos se van sin la familia a diferencia de cuando lo hacen dentro del país.

Un hecho importante que distinguió Ángeles en su contacto con las jovencitas de la comunidad es que sin llegar a extremos como la anorexia se empiezan a preocupar si están “llenitas”.

Sentimientos generados

La experiencia en Itia Thio despertó en María de los Ángeles la necesidad de desarrollar la paciencia con ella misma, ya que comentó que nunca se había ido tanto tiempo de su casa ni desconectado de forma tan absoluta. 

“Aprendí a saber que son sus planes (los de Dios), no los míos, no los de la comunidad, incluso son sus tiempos, son sus formas”, dijo la voluntaria ya que la planificación de las acciones no se cumplen exactamente. Manifestó haber aprendido a dejar las cosas en manos de Dios, incluso a su familia así como otras preocupaciones.

No obstante también subrayó que su labor en la comunidad también se disfruta porque “tampoco es como un Calvario”.

María de los Ángeles Hermenegildo afirmó que “no es hacer una pausa en la vida, es un parteaguas… es imposible regresar a como estaba”. Y nos compartió una definición de esperanza, virtud en la que se apoyó durante aquel año, “es creer en la aventura del amor, confiar en las personas, dar un salto a lo incierto y abandonarse completamente en Dios.”

Señaló que se tiene que confiar en las personas de la comunidad, porque el objetivo es servir. Así agregó que fue objeto de muchos detalles de amor por parte de la comunidad, la cual los hizo parte de ellos mismos. A este respecto indicó que el reto era no olvidar el objetivo de los proyectos, comentó.

Nuestra colaboradora también experimentó la gratitud ya que en medio de múltiples carencias de todo tipo, la gente se privó de aquello que necesitaba para ofrecerlo a los voluntarios, incluso algo tan significativo como la carne que dejaban de darle a los niños para dársela a ellos. 

Por otro lado, la convivencia también generó respeto de parte de voluntarios a la cultura y tradiciones de la comunidad, así como hacia los límites que ellos les pedían mantener.

Estas acciones no están exentas de producir frustraciones y llanto “porque esa es la vida”, concluyó María Ángeles Hermenegildo. 

Si quieres, como nuestra voluntaria, aprender mucho más que sólo números o datos fríos y saborear lo que es una vida auténtica acércate y ten un Encuentro con México.

Vale la pena recomenzar

By | Comunidad

“Tristemente México está entre los primeros 10 países a nivel mundial con mayor deforestación o pérdida de cobertura forestal”, enfatizó Diana López Higareda, bióloga con maestría en Ciencias Ambientales, quien compartió con nosotros algunas reflexiones sobre lo que se pierde al descuidar los bosques, junto con la importancia de la reforestación.

López Higareda mencionó que con la pérdida de zonas boscosas se van con ellas grandes beneficios como la regulación térmica, la captura de agua y de suelo así como el hábitat de muchas especies de plantas y animales.

Rápido no siempre es bueno

En opinión de la especialista, la tala indiscriminada de las áreas forestales se debe a “una visión a corto plazo que era muy común cuando se tenían menos conocimientos sobre los efectos de una crisis ambiental”.

Indicó que la gente obtenía un beneficio inmediato al ofrecer productos cuyo proceso de transformación es muy corto, lo que les reportaba ingresos de manera muy rápida. Con el tiempo no ha sido posible observar que los efectos de estas acciones sean favorables para el bosque o para las personas.

Diana López agregó que la tala no se ha realizado sólo para obtener madera, sino también para desarrollar actividades vinculadas con la agricultura y la ganadería. Mismas que reemplazan zonas forestales por áreas de cultivo

Destacó que esto puede funcionar por un tiempo pero como no se da un tratamiento integral tienden a agotar los suelos, es decir se pueden lograr buenas cosechas o bellos pastizales para el ganado los primeros años pero muy pronto bajan la calidad tanto de los productos agrícolas como de los pastos para los animales con lo que se pierde este tipo de explotación, así como los beneficios que ofrecía el bosque.

¿Por qué reforestar? ¿Cómo hacerlo?

Nuestra entrevistada comentó que “así como hemos intervenido en la naturaleza para echarla a perder también es necesario que intervengamos para tratar de compensar el daño”.

Subrayó el hecho de que la reforestación debe ser planeada, dirigida y definitivamente no improvisada. 

En ese sentido se deben de tener en cuenta diferentes factores para que sea exitosa. Por ejemplo: que el tipo de especies a sembrar sean nativas del lugar, la pendiente del terreno utilizado, pues en el caso de que sea muy pronunciada se deberían de hacer en terrazas para que los arbolitos no caigan con las primeras lluvias. 

Además se deben sembrar los jóvenes árboles en el tiempo previo a las lluvias. Si se siembra en tiempo de secas los árboles no sobrevivirían.

Dinero verde

¿Por qué vale la pena recomenzar? “porque los bosques (y otros ecosistemas) son necesarios en estos tiempos en los que nos enfrentamos ante una crisis ambiental. Pero no sólo por eso sino porque también pueden reportar beneficios económicos para las comunidades.” Nos dijo López Higareda.

Mencionó que “ya desde anteriores administraciones federales han existido programas que otorgan recursos a las comunidades para custodiar los bosques, incluso hay subsidios internacionales con el mismo objetivo.”

“No obstante, tener un manejo adecuado de los bosques no significa excluir toda explotación del ecosistema,” explicó la bióloga. “Sino hacerlo de manera responsable, lo cual puede ser más rentable que explotar el bosque de forma indiscriminada.” Por ejemplo una madera que sea certificada es más costosa que otra que no lo es. Pero en ambos casos es importante acompañar a los habitantes de las zonas forestales porque en muchas ocasiones los trámites son muy complicados.

La maestra en Ciencias Ambientales señaló como caso exitoso el de un ejido en Quintana Roo, este trabaja con caoba y obtiene beneficios para la comunidad. Agregó que hay proyectos novedosos que posibilitan utilizar el aserrín como materia prima para tabiques de conglomerado.

También existe la alternativa de tomar algunos frutos directamente del bosque para su aprovechamiento. Así como los piñones o las piñas de los bosques de pino. Sin embargo estos frutos varían dependiendo del tipo de bosque del que se trate. En México existen muchos tipos diferentes, pero en este caso hay que tomar en cuenta diferentes variables, sobre todo qué cantidad es de esos frutos se toman del bosque.

Conclusión

Diana López deseó que: “ojalá no sea una moda la preocupación por la naturaleza, que de verdad seamos más conscientes de cómo lo que usamos en la vida cotidiana proviene por ejemplo de los bosques y por qué es importante su cuidado”.

Cochoapa el Grande, municipio de Guerrero sumido en la extrema pobreza y donde colabora Encuentro con México, cuya mayor parte de su territorio es bosque podría tener en este ecosistema una buena oportunidad para su desarrollo.

 

Sin IMSS, sin ISSSTE y… ¿sin dinero?

By | Comunidad, Pobreza
Foto: Itziar Vázquéz

 

 

¿Qué pasaría si pudieras elegir entre tener millones y millones o tener salud? Cierto, cada cabeza es un mundo pero es previsible la respuesta.

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, (Coneval) para medir la pobreza en nuestro país no solo tomó en cuenta la cantidad del ingreso, también incluyó una serie de elementos que integran en sus evaluaciones.

Los elementos a los que nos referimos son seis, se denominan carencias sociales. Una de ellas es el acceso a los servicios de salud. 

Según la Real Academia de Española, (RAE) salud es: “el estado en que el ser orgánico ejerce normalmente todas sus funciones”.

No obstante lo anterior, lo que se califica en este ámbito no es propiamente la salud de la población. El criterio que se utiliza para determinar si existe esta carencia social, (acceso a los servicios de salud) se refiere a aquella “población no afiliada o inscrita para recibir servicios de salud por parte del Seguro Popular, y que tampoco es derechohabiente de alguna institución de seguridad social”, Según los Lineamiento y Criterios Generales para la Definición, Identificación y Medición de la Pobreza de junio de 2010. 

Algunas instituciones de seguridad social son el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), Instituto de Seguridad Social para las Fuerzas Armadas Mexicanas (ISSFAM), Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMyM), entre otros. 

A nivel nacional y estatal el Coneval realiza evaluaciones con periodicidad de dos años y desagregando el nivel municipal cada 5 años.

México

¿Cómo estamos a nivel nacional? Con datos obtenidos de la evaluación de 2016, el porcentaje de la población que carece de acceso a los servicios de salud es de 15.5%, lo que se traduce en 19.1 millones de mexicanos que no tienen una institución de seguridad social que responda por ellos en caso de necesidad; es decir de una enfermedad crónica, una operación o un accidente, etc. 

La tendencia general de reducir el nivel de carencias social al paso de los años también ocurre en este indicador, ya que en 2008 el porcentaje era de 38.4 afectando a más de 42 millones de personas, más del doble de lo que se registra en la reciente evaluación.

Guerrero

En el estado de Guerrero, el que rivaliza constantemente con Oaxaca y Chiapas en los últimos lugares en niveles de pobreza extrema, la carencia en el acceso a los servicios de salud en 2010 alcanzó el 38.9%, lo que implicó que un millón trescientos cuarenta y dos mil personas no tuvieran esos servicios.

Para 2016 el nivel de esta carencia en el estado se redujo a 13.3% es decir que todavía no contaban con acceso a servicios de salud poco más de 478 mil personas. 

Cochoapa el Grande

En Cochoapa el Grande, municipio que pertenece al grupo de los más pobres de nuestro país y donde trabaja Encuentro con México, en 2010 tenía al 91.2% de su población bajo  esta carencia. 

Para el año 2015 la cifra anterior descendió de una forma muy importante ya que para el bien de la gente de Cochoapa el Grande, esta carencia social sólo alcanzó al 13.6%.

La pobreza extrema en Cochoapa el Grande alcanzó el 82.7% de la población. Ahora bien, para que se integre este nivel de pobreza un elemento indispensable es que no se pueda comprar alimentos que nutran de manera suficiente aunque una persona destine todos sus ingresos en ello. 

Como todos sabemos, si alguien no tiene los nutrientes necesarios, su organismo se debilita y no puede afrontar de la mejor manera las enfermedades. 

Imagina por un segundo que no tienes las fuerzas para derrotar la enfermedad, que el centro de salud más cercano se encuentra a varias de horas distancia (aún en auto) pero que en realidad no importa, porque sin seguridad social, todos los gastos corren por tu cuenta y sencillamente no hay dinero. Y, ¿qué pensarías si no eres tú el enfermo sino tu papá o tu hijo?

Ofrecemos todos estos datos porque es necesario conocer la realidad en la que estamos parados, pero no dejan de ser números fríos. Es importante la empatía y hacer el esfuerzo por traducirlos en lo que significan para la vida de las personas; pero si además quieres hacer algo para cambiar esta dura realidad, Encuentro con México podría ser tu opción.