Los atuendos de la pobreza

Hay una sombra sobre nuestro país que se llama pobreza. Seguramente todos podríamos citar algunos de sus efectos sin embargo como cualquier otro problema social si deseamos presentarle un combate efectivo es importante definirla y clasificarla para no andar a ciegas y que nuestras acciones sean efectivas. 

Hace unos años, en el 2004 se publicó la Ley General de Desarrollo Social, que entre otros objetivos busca garantizar el pleno ejercicio de los derechos sociales contenidos en la Constitución así como establecer instituciones responsables del Desarrollo Social. 

De esta forma se creó el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), cuyos lineamientos y criterios para definir y medir la pobreza son de uso obligatorio para las entidades y dependencias públicas. 

El Consejo orienta a las dependencias del gobierno en la definición de la pobreza para que considere tres espacios el del bienestar económico, el de las carencias sociales y el del contexto territorial. Así las dependencias pueden usar uno de estos ámbitos o una combinación de ellos. 

No obstante se especifica qué se entiende por pobreza multidimensional.  “La población en situación de pobreza multidimensional será aquella cuyos ingresos sean insuficientes para adquirir los bienes y los servicios que requiere para satisfacer sus necesidades y presente carencia en al menos uno de los siguientes seis indicadores: rezago educativo, acceso a los servicios de salud, acceso a la seguridad social, calidad y espacios de la vivienda, servicios básicos en la vivienda y acceso a la alimentación.”

Para poder clasificar los distintos niveles de pobreza es necesario conocer qué significa la línea de bienestar; pues bien quiere decir que se cuenta con las percepciones necesarias para adquirir la canasta básica alimentaria y no alimentaria por persona al mes. Además la línea de bienestar mínimo indica que las percepciones con la que contamos nos permiten la compra de la canasta básica alimentaria por persona al mes. 

Se clasifica como pobreza (multidimensional) la definición antes citada y bajo esta premisa nuestro país tiene 56.4 millones de personas viviendo en pobreza, lo que equivale al 43.6% de la población total.

La pobreza extrema, que trataremos a fondo en otro texto, es aquella donde la persona no puede acceder a la canasta básica alimentaria y cuenta con tres o más carencias sociales, este tipo de pobreza lastima a 9.4 millones de mexicanos.

La pobreza moderada la vive la población que siendo pobre no llega a los niveles de la pobreza extrema (no me veas, así lo definen). En esta situación vive el 35.9% de la población es decir unos 44 millones de personas.

¿Te acuerdas de las líneas de ingreso? Bueno conjuntemos esos conceptos con los de carencias, que explicaremos una a una en otras entregas. De este ejercicio resulta que si se cuenta con el ingreso suficiente para la canasta básica no alimentaria (comida y otras necesidades) pero se tiene alguna de las seis carencias sociales, se está en situación vulnerable por carencia social. Con esta condición llevan adelante la vida 26.8% del total, unos 32.9 millones de mexicanos.

Del mismo modo si no se padece una carencia social pero las percepciones no alcanzan para la canasta básica no alimentaria, la situación es vulnerable por ingresos; el 7% de nosotros es decir 8.6 millones de personas. 

A aquellos que pueden adquirir la canasta básica no alimentaria y no sufren ninguna de la seis carencias sociales que señala el Coneval se les denomina población no pobre y no vulnerable, aquí se desarrollan 22.6 % de la población, equivalente a 27.8 millones de compatriotas. 

Por otro lado para definir la pobreza desde el contexto territorial se utilizan las materias de cohesión social, acceso a la infraestructura social básica, entre otros ya sea de manera unitaria o en combinación de diferentes criterios.

“ I.- En materia del grado de cohesión social:

  1. a) Medidas de polarización social, redes sociales o de desigualdad económica, los cuales serán medidos para ámbitos geográficos y territoriales específicos (localidad, municipio, entidad federativa, o los relevantes de acuerdo con los objetivos, propósitos y acciones de cada programa de desarrollo social).

II.- En materia de acceso a infraestructura social básica:

  1. a) Población en localidades que se encuentran a una distancia mayor a tres kilómetros de un camino pavimentado.
  2. b) Población en localidades sin acceso a alcantarillado y electrificación pública.
  3. c) Población en localidades sin acceso a rellenos sanitarios públicos o algún servicio público de eliminación de basura.
  4. d) Otros indicadores sociales pertinentes de acuerdo con los objetivos, propósitos y acciones de cada programa de desarrollo social.

III.- Otros considerados relevantes para el desarrollo social.”

Puede ser que no te consideres rico pero si tienes un buen nivel de estudios y realmente ninguna carencia no mermó tu pleno desarrollo personal, eres rico, créeme. Por otro lado si en cambio has palpado situaciones difíciles pues ¡ánimo! que si puedes leer este artículo tus bendiciones no son pocas. 

La cuestión es ¿qué harás con tu riqueza?, ¿quieres invertirla en los demás?