Hay hogares que no tienen casa…

El Coneval considera para sus mediciones 6 carencias sociales, que unidas al elemento de ingreso define si existe vulnerabilidad. En 2016 la carencia social por calidad y espacios de la vivienda en Guerrero afectó al 31.7% de la población del estado. Foto: Diego Gómez

En México, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) considera, para sus mediciones, 6 carencias sociales, que unidas al elemento de ingreso, define si existe vulnerabilidad, pobreza o su ausencia. Una de esas carencias versa sobre la calidad y espacios de la vivienda de la que trataremos en esta ocasión.

Para que el Coneval considere que existe esta carencia se debe de contar con al menos uno de los siguientes supuestos: 

“a) El material de la mayor parte de los pisos es tierra.

  1. b) El material de la mayor parte del techo es lámina de cartón o desechos.
  2. c) El material de la mayor parte de los muros es embarro o bajareque; carrizo, bambú o palma; lámina de cartón, metálica o de asbesto; o material de desecho.
  3. d) Con hacinamiento”. 

Este último punto se reconoce como tal si el promedio de personas por habitación es de más de 2.5.

Estos lineamientos publicados en 2010 son los aplicados en las mediciones anteriores, pero han sido recientemente reformados en 2018.

Y ¿cómo vamos?

Aún cuando hay mucho por hacer en este ámbito, la señalada carencia social es la menos extendida de las 6 a nivel nacional. 

La carencia social por calidad y espacios de la vivienda en 2016 alcanzó el 12% de la población, en contraste con el 55.8% al que llegó la carencia por acceso a la seguridad social siendo ésta la carencia más extendida en México.

El 12% de la población en México equivale a 14 millones 800 mil personas por lo que se debe enfatizar la importancia de redoblar esfuerzos porque estas personas viven sobre pisos de tierra, con muros de carrizo o bajo techos de cartón. 

El tema del hacinamiento es un factor que tampoco debe ser olvidado, en especial porque puede impedir que particularmente las niñas y las adolescentes tengan un espacio de privacidad, lo que puede acarrear problemas como el abuso, entre otros.

Guerrero

Como sabrás los esfuerzos de los voluntarios de Encuentro con México se focalizan en el municipio de Cochoapa el Grande, ubicado en el estado de Guerrero, por esta razón es que también revisamos las condiciones de las carencias sociales en dicha entidad federativa. 

A nivel estatal ésta carencia se encuentra proporcionalmente más extendida que a nivel nacional. En Guerrero afecta al 31.7% de la población del estado, es decir que casi un tercio de los habitantes de este territorio vive en condiciones de carencia por calidad y espacios de la vivienda.

Ese alto porcentaje se traduce en un millón 137 mil 700 personas que viven en casas de “palitos” o de techos precarios, construidas en espacios muy reducidos.

Cochoapa el Grande

Si bien el porcentaje de esta carencia a nivel nacional puede parecer bajo (12%) cuando revisamos lo relativo al estado de Guerrero las cifras crecen casi al triple (31.7%) pero al revisar los datos del municipio de Cochoapa el Grande, uno de los primeros en pobreza extrema según datos del Coneval, los números aumentan aún más.

Para este municipio la carencia por calidad y espacios de la vivienda alcanza al 77.6% de su población de conformidad con los más recientes datos del Coneval que corresponden al año 2015.

La buena noticia es que respecto de la última medición municipal Cochoapa el Grande bajó de 82.3% en 2010 al último registro de 77.6% antes citado.

Sin importar si las personas viven en casas de bajareque o duerman bajo un techo de cartón nuestros voluntarios pretenden vivir como señalaba San Josemaría, “allí donde están vuestros hermanos los hombres, allí donde están vuestras aspiraciones, vuestro trabajo, vuestros amores, allí está el sitio de vuestro encuentro cotidiano con Cristo”.

El santo también indicaba que “en medio de las cosas más materiales de la tierra, donde debemos santificarnos, sirviendo a Dios y a todos los hombres” y esta labor de servicio los voluntarios la comparten con alegría y apertura con todos los hombres de buena voluntad.